Para la inteligencia, el corazón y el espíritu femenino.

Compartir esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Homenaje a Valentina

Por: Mauricio Molano Camacho.

Implícito pero inconsciente, el amor de la madre informa y conforma la masculinidad o femineidad en el sentido amplio del alma humana y, en consecuencia del alma masculina. Sin pretensiones de distinguir entre alma y espíritu, las manifestaciones, expresiones, actitudes, valores, creencias, “modos de hacer las cosas”  y, en consecuencia las conductas de hombres y mujeres vienen transmitidas por las madres; son éstas quienes en gran medida realizan la buena o mala educación de los seres humanos; esto es más o menos cierto según las culturas nacionales y locales. 

El espíritu femenino, además de la presencia y ejemplo, (“el ejemplo no es la mejor manera de educar; es la única”, dijo Einstein. “Las mejores lecciones de mi vida las aprendí de mi madre analfabeta”, afirmó Gandhi) se traduce en las religiones universales con la referencia a “la Madre Divina”. Para los católicos la Virgen representa ese cuidado, esa protección que no resulta de la fuerza física o la amenaza masculina de un poder inferior, sino de un nivel superior de presencia y seguridad que proviene del espíritu femenino encarnado en la abuela, la madre, la hermana , las tías , las hijas, las nietas y , sobre todo la esposa (Schumacher)

Erich Fromm detalla muy bien en su Arte de Amar ese amor femenino que puede ser también  practicado por los hombres. 

La fiesta de la Inmaculada Concepción, (las velitas) representa ese espíritu femenino y precede la hermosa Natividad con todo su significado de pureza, transparencia, presente de manera clara en el nacimiento de un Dios encarnado en un humilde niño en el vientre de una pura mujer.

Lord Byron, de otra parte, dijo: “Es más fácil morir por una mujer que vivir con ella”. Sabemos o creemos los hombres que “no podemos vivir con las mujeres ni sin ellas”. Muchas frases célebres se han escrito acerca de las mujeres:

Elige una mujer de la cual puedas decir: Yo hubiera podido buscarla más bella pero no mejor. Pitágoras.

Las mujeres han sido hechas para ser amadas, no para ser comprendidas. Oscar Wilde.

Las batallas contra las mujeres son las únicas que se ganan huyendo. Napoleón

No hay nada como el amor de una mujer casada. Es una cosa de la que ningún marido tiene la menor idea. Oscar Wilde.

Si usted quiere saber lo que una mujer dice realmente, mírela, no la escuche. Oscar Wilde.

Las mujeres necesitamos la belleza para que los hombres nos amen, y la estupidez para que nosotras amemos a los hombres. Coco Chanel.

La gran pregunta que nunca ha sido contestada y a la cual todavía no he podido responder, a pesar de mis treinta años de investigación del alma femenina, es: ¿qué quiere una mujer? Sigmund Freud   

 “En Oriente la mujer no ve al hombre antes de casarse. En Occidente después”. Álvaro de la Iglesia

Renacida la inmensa ternura, finalmente concentrada en las hijas, en la inexplicable relación de abuelo con la nieta, inexpresada e inexpresable por ésta en palabras, su “incipiente” lenguaje revela insospechadas y todavía inescrutables profundidades del alma femenina que despierta.

Dicen los orientales, y todos lo sabemos, que el número de nuestras respiraciones está contado, es limitado. Tal vez creímos que nuestro permanente intento para entender la inteligencia, el corazón femenino, terminaba con el matrimonio (intuir en esposa e hijas lo que no comprendimos en madre, tías, hermanas; tal vez algo en las abuelas). Pero, para fortuna nuestra, nietas y, por qué no, bisnietas nos conservarán hasta el último suspiro,  ese impulso vital, importante como el primero que nos trajo a la vida, para reconocer que el mundo no tendría sentido, o no-sentido, que es lo mismo, sin su presencia y sus enigmas.  

Compartir esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.
× ¿Preguntas?