NECESITAMOS HOMBRES FEMENINOS

Compartir esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Whatsapp
Whatsapp
Share on LinkedIn
Linkedin

“La solución no está en masculinizar, léase maleducar a las mujeres, sino feminizar a los hombres”

Mauricio Molano Camacho

A pesar de que la niñas y las jóvenes ya han tenido al menos una generación de madres “liberadas (al menos eso creen ellas) y recibieron un ejemplo (educación) diferente, todavía vemos la gran diferencia cultural en las exigencias y la formación de ella y la de los hombrecitos; oímos todavía a los papás y las mamás refiriéndose con orgullo las peripecias sexuales de sus hijos hombre, “haciéndoles cuarto”, entrenándolos en infidelidades y asegurando, de paso, que no son gays; si la nivelación y liberación continúa oiremos a los padres y madres en los baños turcos de los clubes y en los cocteles, narrando las hazañas de sus nacientes Lolitas o Flores, no de dos sino de muchos maridos.

Al igual que muchos hombres exitosos, muchas que jugaron a gran mujer importante mirarán con nostalgia sus fotos en periódicos y revistas del jet set  y echarán dolorosamente de menos las fotos familiares en que no aparecen porque estaban ocupadas; después buscarán en vano el amor que no dieron, confiaran sus tristezas a peluqueros, manicuristas, fitness coaches, cirujanos plásticos, dietistas, lagartos y les dedicarán a estos extraños, improvisados sicólogos, el tiempo que no destinaron a sus hijos; aceptarán pretendientes interesados en su dinero y efímero poder, recordando el haber dejado pasar admiradores, amigas y amigos sinceros, sencillos, pobres, aparentemente opacos, o con poco “roce social”, que no les servían en su momento para su ascenso sin rumbo ni sentido.

¿Cómo conformar parejas exitosas, por una parte con maleducados hombres, condicionados al maltrato en la familia, a la infidelidad y la mentira y a buscar el “éxito” material sin bases de sabiduría emocional y espiritual, sin ética ciudadana, que buscan, más que logros laborales y profesionales, dinero a toda costa y que están destinados a “mandar” y ejercer poder que no merecen. Y por otra parte, con mujeres “modernas” cuyo modelo son esos hombres mal educados por ellas mismas?

Arriesgando ser tachado de conservadores y machistas o que nos refieran a la precoz erudición de Étienne de la Boétie, en su Discurso sobre la Servidumbre Voluntaria, afirmamos que necesitamos más horas-madre en calidad y compromisos en el hogar; vemos a los beneficios que esa fuerza vital materna produce en las familias dirigidas por las  mujeres que tuvieron la suerte (no todas tienen la opción), la sabiduría y el valor de sacrificar las supuestas mieles de la fama mundana y escoger el difícil camino de la maternidad comprometida, así, aunque se comparen con sus congéneres que tomaron el camino fácil y se sientan desactualizados y, a corto plazo frustradas por lo que a veces consideran inútiles sacrificios, recibirán la recompensa de la presencia y el agradecimiento de hijos que recibieron atención y amor oportuno.

Reivindicamos el derecho de las mujeres a desarrollarse plenamente; ciertamente muchas vedettes públicas retrocederían en el tiempo y buscarían el siempre prudente y virtuoso justo medio aristotélico, cambiando las prioridades y equilibrando su vida.

Muchos hombre se están liberando de la amorosa mala educación-condicionamiento cultural machista- y se están feminizando en comportamientos y actitudes en el sentido del carácter: receptividad productiva, realismo, protección, resistencia, nutrición (emocional, espiritual, ética, estética, de sensibilidad social), como nos enseña Erich Fromm en su Arte de amar. Padres solteros, cabezas de familia asumen los roles que las mujeres “modernas” rechazan, incrementando, la proporción de feminidad que requerimos hoy para nuestra propia sanidad en tal individual y colectiva.

Los resultados no son los mejores con el modelo antiguo, pero la solución no está en masculinizar, léase maleducar a las mujeres, sino en feminizar a los hombre.

Compartir esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Whatsapp
Whatsapp
Share on LinkedIn
Linkedin

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.
× ¿Preguntas?